Feminicidios

A pesar de las medidas de distanciamiento social y aislamiento, los asesinatos de mujeres no se han reducido. Al contrario, a nivel nacional se mantienen y en algunos estados, han aumentado. Al día de hoy, siguen matando a 10 mujeres al día, en promedio.

En abril, primer mes con medidas de confinamiento, en promedio hubo 11.2 asesinatos de mujeres al día, la cifra más alta de todo el año. (SESNSP, 2020)
Más de 6 de cada 10 asesinatos de mujeres en abril se cometieron con un arma de fuego (SESNSP, 2020)


Acciones de la sociedad civil

  • Generación a través del análisis cuantitativo y cualitativo de información clave para detectar violencias que preceden el feminicidio y factores contextuales con los que está relacionado para prevenirlo en un proyecto a nivel local en el estado de Nuevo León.
  • Colaboración con otras organizaciones y con las autoridades en Nuevo León para poner a disposición de las mujeres la información clara y concisa que necesitan para pedir ayuda en caso de que la necesiten.

Leer más...

1. Antes de COVID-19

Desde antes de la pandemia, la violencia contra las mujeres en México ya era un problema público importante. Con el inicio de la llamada “Guerra contra las drogas” y la consecuente militarización de la seguridad pública, los asesinatos de mujeres se dispararon, pasando de 1,089 en el 2007 (una tasa de 2 mujeres por cada 100,000) a 3,824 en el 2019 (una tasa de 5.9 mujeres por cada 100,000), la tasa más alta desde 1985.

Las dos guerras. ¿Cómo llegamos a 10 mujeres asesinadas al día?

2. El impacto de la pandemia por COVID-19

Según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en abril de 2020 —el primer mes donde se observaron medidas de confinamiento— hubo un total de 338 mujeres asesinadas. Es decir, en promedio, hubo 11.3 asesinatos de mujeres al día, la cifra más alta de todo el año. El mes de abril es también el mes con la tasa más alta de asesinatos de mujeres cometidos con un arma de fuego: más de seis de cada diez se cometieron así.

En los meses siguientes observamos un número mensual ligeramente menor de casos: con 306 asesinatos de mujeres registrados en mayo, 309 en junio, 311 en julio y 300 en agosto. En septiembre, sin embargo, las cifras volvieron a incrementar: 324 asesinatos de mujeres registrados en ese mes, un promedio de 10.8 al día. Resulta interesante analizar cómo han variado los asesinatos que las fiscalías clasifican como feminicidio: pasaron de ser 73 en mayo —es decir, el 24% del total de asesinatos—, a ser 99 en junio —el 32% del total—, de vuelta a 76 en julio —el 24% del total—, 77 en agosto —el 26% del total— y 78 en septiembre —el 24% del total—.

¿A qué se debe esto? Con los datos disponibles, no podemos saberlo. Los datos del SESNSP nos permiten saber si el asesinato fue cometido con arma de fuego, arma blanca u otro elemento, pero no nos permiten saber, por ejemplo, en qué lugar ocurrió el asesinato. Esta información, siempre, es crucial para entender cómo se están comportando los asesinatos de mujeres, pero en tiempos de pandemia se vuelve especialmente relevante, pues nos permitiría entender, por ejemplo, el comportamiento de los asesinatos al interior de las viviendas, un fenómeno que podría estar relacionado con el incremento de asesinatos clasificados como feminicidio.

Asimismo, las llamadas por violencia familiar nos dicen que desde que inició la cuarentena tenemos un incremento más distribuido de llamadas entre mujeres de distintas edades y niveles de escolaridad.

3. El papel del gobierno al respecto

  • El Presidente ha negado sistemáticamente cualquier aumento en la violencia contra las mujeres en el contexto de la pandemia. Esto no solamente niega la realidad que nos muestran los datos, sino que imposibilita que se tomen acciones de política pública para atender el problema.
  • Una variedad de programas e instituciones diseñadas para reducir y atender la violencia de género contra las mujeres han sufrido recortes durante la pandemia, entre ellos el Instituto Nacional de las Mujeres, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).
  • El 11 de mayo se publicó un Acuerdo militarista mediante el cual el presidente faculta a las Fuerzas Armadas para participar en labores de seguridad pública hasta 2024. Dado que la militarización de la seguridad pública ha sido un detonante de violencia en contra de las mujeres, mantener a los militares en las calles no solamente no ayuda a reducir dicha violencia, sino que la fomenta.

4. Acciones en el contexto del COVID-19

a) De la sociedad civil

  • Generación a través del análisis cuantitativo y cualitativo de información clave para detectar violencias que preceden el feminicidio y factores contextuales con los que está relacionado para prevenirlo en un proyecto a nivel local en el estado de Nuevo León.
  • Colaboración con otras organizaciones y con las autoridades en Nuevo León para poner a disposición de las mujeres la información clara y concisa que necesitan para pedir ayuda en caso de que la necesiten.
  • Capacitación a organizaciones de la sociedad civil para el monitoreo del sistema de justicia y en el uso de datos para monitorear la respuesta de las autoridades ante la violencia de género en la entidad y hacer incidencia con base en los datos.

b) Recomendaciones al Estado

  • Es urgente la desmilitarización de la seguridad pública. No podemos exigir que se tomen medidas a favor de la vida de las mujeres sin exigir, a la par, que los militares se vayan de nuestras calles.
  • Es necesario un control de armas que sea efectivo, pues es preocupante que cada vez más mujeres sean asesinadas con armas de fuego.
  • Es indispensable que Poder Judicial tome todas las medidas pertinentes para garantizar el acceso a la justicia en los casos de violencia contra las mujeres y que las Comisiones de Atención a Víctimas continuen con la atención esencial para las víctimas.

Más información:

Data Cívica – https://datacivica.org/

Intersecta – intersecta.org

Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios – https://www.observatoriofeminicidiomexico.org/