Trabajadoras sexuales

La pandemia ha afectado de múltiples maneras la vida y la salud de las trabajadoras sexuales. Muchas se han quedado sin vivienda, sus ingresos han caído en más de un 80%, no cuentan con atención médica para ITS, COVID-19 ni otros padecimientos y no han existido apoyos integrales que les permitan hacerle frente a esta compleja situación.

En la Cdmx el 49.6% de las personas trabajadoras sexuales son mujeres cis y el 42.9% son mujeres trans. (COPRED, 2020)
El 64.9% de las personas trabajadoras sexuales han sido violentadas por alguna autoridad. (COPRED, 2020)


Acciones de la sociedad civil

  • Acciones por parte de Brigada Callejera:
    • Cierre de oficinas y trabajo de mapeo, diagnóstico y acompañamiento en calle.
    • Instalación de un campamento para las trabajadoras sexuales que se quedaron sin una vivienda.
    • Organización de un comedor comunitario.

    Leer más...

1. Antes de COVID-19

Históricamente, las personas que se dedican al trabajo sexual sin que exista ningún tipo de violencia o coerción de por medio, se han enfrentado a la criminalización, el estigma social y la falta de acceso a servicios de salud. Particularmente, se enfrentan cotidianamente a las inspecciones, extorsiones, persecución y criminalización por parte de la policía. De acuerdo con un diagnóstico realizado por COPRED, el 64.9% de las trabajadoras sexuales han sido violentadas por alguna autoridad.

Para hacerle frente a esa situación, organizaciones y colectivos de trabajadoras sexuales construyeron una estrategia de litigio para lograr mediante amparos el acceso a la tarjeta de trabajadoras no asalariadas por parte de la Secretaría del Trabajo de la Ciudad de México. Tras más de 20 años de lucha, este derecho se les reconoció en 2014, sin embargo, la implementación ha sido sumamente compleja y llena de obstáculos. De acuerdo con Brigada Callejera, actualmente existen aproximadamente 400 trabajadoras sexuales que cuentan con la tarjeta de trabajadora no asalariada. Pero existen más de 300 solicitudes pendientes de resolver por parte de las autoridades y que por la pandemia se han retrasado y complejizado aún más.

Finalmente, los colectivos y organizaciones de trabajadoras sexuales también identifican un impacto en el contexto y en su acceso a recursos derivado de la postura del actual gobierno de México de denostar el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil. Lo cual, ha implicado un obstáculo más para su trabajo de defensa de los derechos humanos.

2. El impacto de la pandemia por COVID-19

La pandemia por COVID-19 ha tenido múltiples y profundos impactos en las trabajadoras sexuales en México. En la Ciudad de México, como parte de las medidas para hacerle frente a la pandemia se decretó el cierre de hoteles y moteles, lo cual impactó directamente a las trabajadoras sexuales, ya que muchas vivían en esos espacios. Por lo que tuvieron que buscar otros lugares, dormir en las calles y construir un campamento en la vía pública.

Asimismo, las restricciones de movilidad y sana distancia han impactado económicamente a las personas trabajadoras sexuales, reduciendo sus ingresos hasta en un 95% en el caso de las adultas mayores y en un 80% en el caso de las jóvenes. Como consecuencia, muchas ya no pueden cubrir sus gastos y los de sus familias, ya que el 80.3% tiene más de dos dependientes. Además, como consecuencia de la crisis económica y de acuerdo con un diagnóstico elaborado por Brigada Callejera, el número de personas trabajadoras sexuales en la vía pública se ha duplicado.

Previo a la pandemia, el 75.8% de las trabajadoras sexuales encuestadas por COPRED mencionó que en caso de necesitar algún tipo de atención médica trabajaban más y únicamente el 17.9% de ellas mencionó tener algún tipo de seguro médico. Por lo que en un contexto en donde hay escasez de trabajo y reconversión del sistema de salud para atender la pandemia, su salud física y mental se ha visto impactada y se ha deteriorado. Además de los altos riesgos de contagio de COVID-19 dada su labor, las trabajadoras sexuales se están infectando más de VIH y otras infecciones de transmisión sexuales (ITS). Asimismo, se han enfrentado a la falta de atención para otros padecimientos como diabetes y cáncer.

3. El papel del gobierno al respecto. Color del semáforo

  • Presentación de los resultados del “Diagnóstico sobre Trabajo Sexual en la Cdmx” elaborado por COPRED en colaboración con MOTRASEX, MoKexteya AC, Agenda Nacional Política Trans de México, Aproase y PLAPERTS México.
  • El Gobierno de la Cdmx se comprometió a realizar tres entregas de 300 despensas para las personas trabajadoras sexuales. Sin embargo, esto fue incumplido, ya que únicamente se entregaron en una ocasión.
  • El Gobierno de la Cdmx se comprometió a dar un apoyo económico por tres meses equivalente al subsidio de desempleo que es de 2 mil 600 pesos. Pero únicamente entregaron en una ocasión tarjetas de ‘apoyo emergente’ con mil pesos de saldo.
  • Lanzamiento de un programa de apoyo emergente para trabajadoras sexuales por parte de la delegación Azcapotzalco para 100 mujeres trabajadoras sexuales con un apoyo único de 2 mil pesos.

4.Acciones en el contexto del COVID-19

a) De la sociedad civil

  • Acciones por parte de Brigada Callejera:
    • Cierre de oficinas y trabajo de mapeo, diagnóstico y acompañamiento en calle.
    • Instalación de un campamento para las trabajadoras sexuales que se quedaron sin una vivienda.
    • Organización de un comedor comunitario.
    • Apoyos económicos a trabajadoras sexuales para el pago y negociación de rentas.
    • Provisión de atención médica con un consultorio y un pequeño banco de medicamentos.
    • Entrega de alrededor de 7.500 despensas desde el inicio de la pandemia.
    • Realización, en memoria de Jaime Montero, de un comic sobre trabajo sexual en tiempos de COVID-19 que daba información sobre el virus, sus síntomas y medidas de prevención.

Más información:

Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, AC – http://brigadaac.mayfirst.org/